El viaje hacia la realización en el sueño emprendedor

 Antes de comenzar quiero que veas este video:

Ver vídeo en YouTube: https://youtu.be/i07qz_6Mk7g

Ya conocía este vídeo pero realmente me parece muy apropiado si lo aprovechamos para el reto que supone el proceso de emprendimiento, pues este proceso conlleva una buena carga emocional, en la que el sueño a perseguir, los pasos necesarios para alcanzarlo y la transmisión eficaz de la idea son claves. Ese proceso de altibajos y reajustes emocionales en el viaje de lo conocido a lo desconocido, es el objeto de análisis de este post.

¿Qué contiene nuestro pasado? ¿Cuáles de sus componentes nos paralizan o cuales nos sirven como motor?

En el pasado se encuentra la llamada zona de confort, con sus conflictos y su comodidad, con su doble filo entre lo conocido (aunque nos haga infelices) y la pereza del cambio. Y es que posiblemente las ataduras de la zona de confort radican en la pereza que nos supone el empleo de energía adicional, el desgaste, que se hace necesario en todo proceso de cambio,  porque a veces la infelicidad es más fácil que la búsqueda de alternativas. Aquí también tiene un papel importante el inconsciente colectivo, los sistemas que dan prioridad a los conocimientos, a las obligaciones, en lugar de las competencias personales, al autoconocimiento y por supuesto también a los sueños. Ese mismo entorno que te dice “no arriesgues, vas a fracasar”.

¿De qué se compone nuestro futuro? ¿Hacia dónde queremos ir y qué necesitamos para llegar?

En nuestro futuro se encuentra la zona de pánico o de inexperiencia, las luces y sombras de lo desconocido, y por supuesto también de los grandes retos, las ilusiones y la magia de la realización, que serían imposibles sin el aprendizaje, zona mágica, compañera de la zona de pánico, que amplía tu zona de confort y que es donde empieza tu evolución personal. Es aquí donde se hace posible el experimentar que nos lleva a la experiencia, con sus errores, crisis y reajustes que, si los entiendes, sabes que deberías permitírtelos porque son parte necesaria de esa evolución.

Y en este viaje entre lo conocido y lo desconocido, entre pasado y futuro nos debatimos entre la tensión emocional y la tensión creativa, motivación frente a miedos que representa el conflicto al que nos exponemos en ese proceso y cuyo comienzo siempre está marcado por un sueño.

Creo que el acercamiento de manera consciente a este proceso lo pone mucho más fácil. Ver las crisis y reajustes como parte del camino o como fases naturales del aprendizaje nos permitirá seguir viendo la luz al final y tener perseverancia en nuestro objetivo. La moraleja es clara, no? No dejemos de soñar…

 

Gracias por leer este artículo,

Saludos.

Mª Sol Sánchez Chinchilla.

 

Pedagoga y emprendedora buscando nuevas formas de Aprendizaje y Enseñanza a través de las Emociones, la Comunicación, la Tecnología o el Arte.

Start typing and press Enter to search