Desesperanza y estrés en el emprendedor

Desesperanza y estrés

La crisis, o las crisis de todo emprendedor, traen una situación muy delicada para muchos profesionales, la desesperanza, porque pasando los meses, uno pierde la sensación de poder hacer nada al respecto, tira la toalla, y aunque aparentemente ya no tenga subidón de adrenalina, el pulso rápido, no se encuentre crispado, y la desidia pareciera relajación por aquello de que ni si quiera se afeita o maquilla, lo que sufre en verdad es una fase del estrés, marcada por una retirada, falta de afrontamiento, renuncia a la lucha, y un mero soportar estoicamente lo que haya que soportar.

Esta fase, que parece mejor que la anterior, es sin embargo muy grave, y al ser de tanta actualidad, decido dedicar aquí unas líneas. 

Nuestros científicos advierten: El nivel de desesperanza y estrés de una persona cuando siente que no gobierna su vida es tal que se puede medir objetivamente: cambio niveles de presión arterial, azúcar, colesterol en sangre, aumento del tiroides, inhibición de timo, etc.

El Yoga y el Chi Kong lo dejan claro desde hace miles de años: cuando se colapasa por abuso del primer y segundo chakra, raíz y suprarenales básicamente, el tercero, plexo solar y digestivo, que conlleva la autoestima, se cae; si cae el tercero, el cuarto, que es el corazón no tiene en que apoyarse, a esas alturas; el 5, que es la garganta, que expresa y manda, viéndose sin corazón ni gozo, ya está tan cerrado, que no se le oye, y el sexto y séptimo (visión y corona) simplemente ya no procesan. Colapso total.

El común de la calle o del trabajo, por hablar más claro, siente que no quedan ganas de luchar, que la suerte está echada, que la autoestima está arruinada y que no hay otro futuro posible. Para más INRI, todo esto funciona como una profecía autocumplida, reafirmada por la propia persona, que no permite otra posibilidad.

Brevemente porque no hay mucho espacio. El trabajo que uno debe hacer, por mucho que el panorama esté negro, es:

Primero: cuidar el cuerpo, hacer ejercicio, caminar, hacer bicicleta o correr y desarrollar un buen centro bajo física y energéticamente.

Segundo: encontrar algo de excitación y diversión cada día que haga que la vida merezca ser vivida.

Tercero: alimentarse sanamente y con mesura, y asearse y poner orden diario en su propio entorno.

Cuarto: cuidar el corazón, primero con uno mismo y luego con los demás.

Quinto: expresar su propia verdad y mandar sobre la propia vida, en cosas grandes y pequeñas, pero no dejar nunca de gobernar el propio barco, con control, pero no demasiado.

Sexto: dedicar tiempo a la meditación, para desde el vacío encontrar la brújula por donde ir.  Tratar de mirar recto, periféricamente y más allá.

Séptimo: confiar, entregarse a la vida y fluir con ella, cada vez más al ritmo de la misma, y menos al del ego, que puede ser demasiado rápido, o demasiado lento.

De todo ello, lo que quiero remarcar hoy es que uno debe ingeniárselas para seguir convencido de que se puede hacer algo, y luchar por ello con pasión. Cuando uno deja de hacerlo, se convierte en víctima y no hace más que perder poder personal, arrugarse y esperar a la muerte personal o del proyecto que sa, vía cáncer, ataque de corazón, ictus o lo que sea. Si no puedes solo, pide ayuda. Ningún gran viaje o empresa se hizo solo, sin aliados, y todo lo que aquí cuento, se entrena, yo lo entreno, no viene solo.

Gracias por leer mi post espero te haya gustado.

Jorge Urrea www.psico-tao.com/

Jorge Urrea es experto en gestión de crisis personales y profesionales, escritor, formador y conferenciante multilingüe especializado en Mindful Leadership, por lo que tiene varios premios a la excelencia docente en el IE Business School. Habitual en medios como RTVE. Facilita procesos individuales y organizacionales, transformando el clima y potenciando el empoderamiento sensible. Formación multidisciplinar internacional en Economía, Diplomacia y Psicoterapia entre otras. Experto en filosofías orientales, enfoca su trabajo como un ponerse al servicio. "El mar es el más grande de los ríos porque se coloca por debajo". Tao Te Ching.

Start typing and press Enter to search